Busca

Cargando...

martes, 5 de marzo de 2013

Crónica de una abducción anunciada.

 Érase una vez en un planeta llamado Tierra. 

Avanzaba el día 4 de marzo, la lluvia regaba Madrid… Y a los fans de la vampira-alienígena que aterrizaba esa tarde en la capital. La aclamada autora de best sellers Stephenie Meyer desembarcó en España a una hora desconocida, pero apuesto a que desde ese momento y muchos días, meses y años atrás había gente esperando su llegada.

La cola que rodeaba la Fnac de Callao era interminable, según afirmaciones de fuentes muy cercanas. Los fans, cargados con varios kilos de peso en libros, se empapaban de lágrimas de emoción y de goterones de lluvia. Pero toda espera tiene su recompensa, y a la hora indicada Stephenie abría sus puertas a chicos y chicas tanto Hosters como vampiros. Iba a firmar los libros, hacerse unas fotos y hasta intercambiar unas palabras con su escritora preferida.

Todo estaba muy bien coordinado para acoger al mayor número de personas. Un mecanismo (nuevo para mí) en el que entregabas un post-it con tu nombre para que Meyer no se confundiese (quién sabe, a lo mejor algún Estanislao o alguna Macarena entre los asistentes) y para agilizar la firma. Todo pareció ir bien, esperemos que ningún fan se quedase con las ganas de su autógrafo.

Según estaba previsto, a las ocho de la tarde pasaría por la entrada de los cines de Callao a ser adorada, gritada, amada por sus seguidores. Desde luego que yo esperaba más afluencia en las puertas, aunque no estuve mucho tiempo merodeando por allí ya que comenzaba a llover más y más fuerte y tuvimos que parar a tomar algo, ya que según unas chicas de la entrada la película acabaría a las doce…

Aproximadamente a las ocho y media, entramos a los cines por la puerta lateral. Había un photocall pero ningún famoso posando. Así que subimos al segundo piso, que olía a palomitas y a buena película. No tenía muy buenas expectativas acerca de ella, pero debo decir que me sorprendió gratamente. Muy gratamente.

Al sentarnos, Stephenie estaba en un sillón en frente de la pantalla de la sala, rodeada de un presentador y una traductora. Bien iluminada, respondía a las preguntas de algunas fans a las que les temblaba la voz y que mostraban pancartas a la creadora de su amor platónico vampiro.

Aunque llegamos un poco tarde, conseguimos oír un buen rato de su agradable charla. En un inglés (un poco incomprensible para mí) comentaba la química que tenían Saoirse Ronan (pronunciado “Sorsa”, bueno saberlo para la próxima) y Max Irons, aunque afirma que no hubo nada entre ellos bajo los focos. Stephenie daba consejos sobre qué hacer y cómo debemos comportarnos si quisiéramos ser escritores.

El “bombazo” de la tanda de preguntas fue si iba a tener continuación la novela, y ella (sin desvelar nada, ni un poquito) afirmó que seguiría. También comentó cómo comenzó a escribir “The Host”. En un arrebato de estrés post-parto, necesitaba una manera de desahogarse y refugiarse y… ¡Voilá! La chica semi alien semi humana.

Cuando acabó, la despedimos con un gran aplauso y comenzó la proyección de la película. Vigilados por unos guardias que nos acosaban con prismáticos y que evitaban grabaciones y piratería, fuimos viendo cómo evolucionaba la cinta.

Al principio, resultaba un poco extraño el oír las dos voces cuando solo un cuerpo movía los labios, pero fue cuestión de tiempo acostumbrarse. Tengo que decir dos cosas acerca de la película: es genial. Lo de si es buena o no la adaptación no puedo discutirlo, pero sobre la cinta en sí solo puedo decir que me sorprendió. Pero de buena forma. No me la esperaba así, sinceramente. Pero cada vez que avanzaba la película iba queriendo más y más y más. Es cierto que algunas partes son un poco lentas, pero en general no pararía de recomendarla.

No es una película que yo (personalmente) vaya a recordar como una de las mejores películas que he visto nunca. Pero ahora, no tengo más que elogios para ella. Los actores actúan muy bien. El papel de Ronan está bordado.

La única pega que pongo es el doblaje. No sé si seré solo yo o será una impresión general. Quizá me estoy volviendo exquisito con ellos, pero hubiese preferido mil veces verla en versión original con subtítulos en español.

No dejéis pasar esta película e id a verla en cuanto salga porque acabaréis contentos. Si habéis leído el libro y esperáis una buena adaptación… Eso será cosa vuestra.

¡Adiós terrícolas!

Alv.

Alv. Es el reportero del blog que se encargará de hacer las crónicas de presentaciones y preestrenos que se realicen en la capital.

2 Letritas chapotearon en esta sopita:

Riley Sullivan dijo...

Estoy deseando verla, aunque primero debo leerme el libro. Ademas, después de leer tu crónica, me han entrado mas ganas de ir al cine aún.
Un beso :)

Carla Villalba. dijo...

A mí no me llama mucho la atención, así que probablemente vea la película y ya después me decida.
No tengo idea de cuando la estrenen acá, así que toca esperar.
¡Saludos!

Publicar un comentario

Gracias por dejar vuestra huella en mi hogar, pero ten en cuenta que no permito:
- Spam (enlaces)
-Insultos.

Si quieres que visite tu blog mandamé la dirección a mi correo.
Los comentarios que contengan spam e insultos serán borrados.

Un blog crece con tus comentarios :)